Fracaso en la fusión de las Cajas Vascas: Los “Rojo”

Los Rojo Del Blog de Iñigo Landa.

Gregorio Rojo, (Briviesca, 1952) es la metáfora del hombre autodidacta y bregador que, propulsado por su afán de superación y apoyado por el PSE, ha logrado cruzar la línea volante del éxito. Ahora más que nunca con su reelección, hoy, como presidente de la Caja Vital, después, eso sí, de una bronca histórica. Cuarto y último hijo de un ferroviario, el pequeño de los Rojo fue un chaval espabilado e impulsivo que se crió en Vitoria.

Aún no había cumplido los veinte cuando una grave enfermedad dejó a su padre fuera de juego. Al igual que su hermano Javier, que aspira a volver a presidir el Senado cuatro años más, tuvo que dejar sus estudios en Diocesanas para ponerse a trabajar, como delineante, en una empresa de válvulas.
Pronto se hizo también un hueco en su comité de empresa. Para entonces ya estaba afiliado a CC OO.Aunque su precoz activismo sindical no le impidió sacarse una maestría industrial, asistiendo a clases nocturnas, enseguida se enroló en el sector comercial. En concreto, en la pescadería que regentaba su esposa. Poco a poco, amplió el negocio hasta fundar una empresa mayorista, -que aún hoy supervisa a diario antes de enfundarse el traje y acudir a su flamante despacho en la Vital-, impulsó y lideró la asociación de comerciantes del principal mercado de la capital alavesa y, a finales de los ochenta, recaló en la directiva del Alavés, donde ejerció también como portavoz hasta 1996.

Entonces, hacía ya un cuatrienio que ostentaba el cargo de vicepresidente segundo de la caja, controlada entonces por los nacionalistas. Accedió al cargo al ser designado por su partido como uno de los representantes correspondientes a las instituciones, cogobernadas en aquella época por el PNV y el PSE.En 2000 Rojo exhibirá toda su capacidad como hábil estratega al trabar un inesperado acuerdo con los sindicatos, ELA incluida, que permitirá a la alianza constitucionalista apoyada por PP, PSE y UA descabalgar por primera vez al PNV de la caja.

La Plataforma de la Pluralidad obtuvo la victoria por un sólo voto. Como ‘número dos’, en los siguiente cuatro años se emplea con eficacia en preparar su asalto definitivo para comandar la Vital. Lo logró el 31 de marzo de 2004, después de doce años vinculado a la entidad. Defensor encendido de la fusión de las cajas, al igual que sus homólogos de la BBK y la Kutxa, se revela entonces como un gestor de guante blanco -la Vital ha vivido una etapa de paz social tras años de convulsión- y un hombre tremendamente activo. Su punto débil, la oratoria y, según sus adversarios, «cierto aire de nuevo rico».

Le avalan el germen del centro de creación artística Krea, la ampliación de la obra social, y una espectacular sede. Todo ello fraguado con dedicación -«es un trabajador nato, nunca duerme más de cinco horas»- y su manejo firme del timón, «incluso en momentos de temporal».

En lo referente a los préstamos de Caja Vital a Gregorio Rojo, cabe destacar que, de los tres presidentes de las cajas de ahorro públicas en Euskadi, Gregorio Rojo, presidente de Caja Vital, es el único que tiene préstamos en la entidad que preside. Y nada menos que cinco operaciones en vigor por valor total de 909.000 euros, según reconoce la entidad en su último Informe Anual de Gobierno Corporativo (páginas 30 y 31), varios de ellos con garantía personal, no hipotecaria.

¿Cuál es su sueldo para poder tener acceso a ese nivel de confianza por parte de la caja?
Los tipos de interés de las operaciones son los normales en el mercado (entre el 5,25% y el 5’75%) pero llama la atención la cantidad de riesgo acumulado en una sola persona. La operación más grande es un préstamo de 420.000 euros con vencimiento en 2032 y con garantía hipotecaria.

La sigue otra por valor de 188.000 euros con vencimiento en 2017 y también con garantía hipotecaria. Hasta ahí todo más o menos normal puesto que todo apuntaría a los típicos préstamos hipotecarios para vivienda habitual y/o segunda vivienda, aunque un préstamo de 70 millones de pesetas no es algo que todos podamos alcanzar, sobre todo si hay otro de 31 millones, normalmente se suele vender un piso para poder comprar otro.

Pero después nos encontramos con un préstamo personal de 174.000 euros con garantía personal y finalización en 2014. Estamos hablando de 29 millones de pesetas. Y otro de 67.000 euros también personal que acaba este año. Y un tercero personal más por 60.000 euros con vencimiento en 2010. Desde luego Gregorio Rojo es bien solvente para la Caja Vital. Lástima que no aparezca la fecha de formalización de los préstamos para poder calcular la suma de las cuotas correspondientes. Las fechas también permitirían reconstruir la sucesión temporal de los préstamos, aportando más información.

De todas formas, se puede calcular de forma aproximada el importe mensual que supone el pago de las cuotas de dicho préstamos si aventuramos el plazo de cada préstamo, y seremos bien generosos en hacerlo: 30 años para los préstamos hipotecarios y 10 años para los personales. Cualquier plazo inferior, por ejemplo que un personal para un coche fuera a 5 o 7 años, aumentaría el monto mensual.

El primer préstamo hipotecario (420.000 euros) supone, a 30 años, un pago de 2.385 euros mensuales. El de 188.000 euros al mismo plazo implica otros 1.038. Los personales, a 10 años, añaden 1.878, 735 y 649 euros. Todo ello acumula un pago mensual de 6.685 euros al mes.
Desconocemos el sueldo de Gregorio Rojo, pero un artículo de Libertad Digital, en el que se da un duro repaso a toda la familia Rojo, dice que es de 25 millones de pesetas. Esos 150.000 euros, se supone que brutos, distribuidos en 15 pagas, serían 10.000 al mes. Tendiendo en cuenta que las retenciones por IRPF para esos sueldos rondan el 37% al que añadir alrededor del 5% por descuentos por Seguridad Social en la nómina, su sueldo neto sería de 5.800 euros… ¿inferior a la suma de cuotas de sus préstamos?

Es cierto que Rojo bien puede haber amortizado parcialmente los préstamos reduciendo cuota, pero por mucho que lo hubiera hecho, parece que su carga financiera está muy lejos del tercio de los ingresos que recomiendan los bancos y cajas cuando les pides financiación.

Precisamente en estas semanas se está negociando la presidencia de la Caja Vital tras el proceso electoral interno. El PSE está intentando que Rojo permanezca como presidente, aunque hay dudas legales de que pueda hacerlo tras 16 años en órganos de dirección.

Y …. un detalle. Sabias que Gregorio Rojo fue elegido presidente de la Vital, gracias, entre otros, a sindicatos supermegasoberanitas y abertzales como ELA-STV, los mismos que han votado con contra de la fusión con la KUTXA.

2 Respuestas a “Fracaso en la fusión de las Cajas Vascas: Los “Rojo”

  1. El pacto entre PSOE y PNV permite a Gregorio Rojo seguir al frente de Caja Vital

    http://www.cincodias.com/articulo/empresas/pacto-PSOE-PNV-permite-Gregorio-Rojo-seguir-frente-Caja-Vital/20080331cdscdiemp_18/cdsemp/

    Quien de ELA apoyo a Rojo?

  2. Si los afiliados (sospecho que la mayoría) de ELA se molestaran en leer los estatutos se llevarían la gran sorpresa de toparse con un contenido muy parecido al que pudieran leer en los estatutos de LAB.

    La únicas diferencias aparentes son:
    1) Que ELA, al menos tácticamente, renuncia a la lucha armada.
    2) LAB está integrada en el conglomerado del MLNV (Izquierda Radical). ELA no, pero de hecho está haciendo el caldo gordo a nuestros “salva patria”. Como dicen los Chinos, se puede luchar por una causa desde dentro de un partido u organización pero la otra opción es hacerlo desde fuera. La otra máxima es que no importa el color de los ratones mientras el gato los cace.
    El problema en cuanto a ELA es que sus jefes (Elorrieta ya se ha bajado de la poltrona con buen sueldo y retiro a costa de buena parte de los 180 € que paga cada afiliado por año) y el de ahora que me parece que biene mas fino están arrastrando con sigilo a las filas de la militancia de ELA al campo anti-vasco de la Izquierda Radical.
    Desde ese prisma se pueden explicar una serie de votaciones y decisiones históricas incluyendo la última que ha sido votar en contra de la fusión, o sea tirandose piedras a su propio tejado. Cuando dentro de unos meses algunos pierdan su puesto de trabajo (mas allá de ERE) por cierre de empresa, entonces se tirarán de los pelos y a llorar.

    En fin un desastre.

    Pienso que los afiliados deberían de preocuparse de mas cosas que el convenio donde se “acuerda” una subida de IPC + un %.

    Generalmente esa miopía es pan para hoy y hambre para mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s