Así no hablaba Zaratrusta

Les decía ayer que el Jefe del GBB no hablaba, pero ha hablado por fin y lo ha hecho como jefe para “demandar a la sociedad vasca una implicación más directa y comprometida que hasta ahora en defensa de la consulta y el derecho a decidir”.

A primera vista parecería que ha realizado un detenido análisis de la respuesta ciudadana a los planteamientos políticos formulados por el Lehendakari, por él mismo y los líderes del “Tripartito más Aralar” y no ha obtenido resultados positivos. Tiene menos adhesiones de las que esperaba. Los ciudadanos vascos están desmovilizados.Eso da pie para que el dirigente en un alarde del sentido de la oportunidad le envíe una reprimenda a la sociedad vasca como si fuera suya.

El jefe del GBB reconoce en sus declaraciones que se ha perdido la batalla de la opinión y con el “Tripartito más Aralar” pretende recuperar el empuje político en el otoño que se presiente. Convendría precisar que el empuje político movilizador tiene como fundamento natural la conexión con el ciudadano y sus intereses. En consecuencia este contubernio regularmente avenido debe plantearse si esa es su situación correcta.

Lo curiosamente grave de la recriminación política dirigida a los ciudadanos vascos es que se atreve a negar “futuro político y además social” a quien está “en contra de la no violencia o el derecho a decidir”. En el primer caso coincide con el Tribunal Supremo, Ministerios del Interior y Justicia y con Mariano Rajoy. En el segundo parece deducirse que los ciudadanos vascos, no tienen salida ni encuentran término medio. Tendrán un reconocimiento en cuanto coincidan se adhieran, formulen, aplaudan, las consignas y propuestas que el dirigente avala. No tienen espacio, él dice que “sitio”, para la opinión, el matiz, la discrepancia o proponer otras alternativas tan dignas de debate y discusión como las suyas.

Esta expresión de su doctrinario político, lleva al Jefe del GBB, a determinar cual debe ser la conducta correcta del ciudadano vasco diagnosticando además que si no hay más compromiso con la posición que él defiende es porque la sociedad está enferma,”adormecida”. Tampoco se pregunta por qué. Sus métodos de diagnóstico no son investigar las causas sino atribuir las culpas.

Este estilo de actuación trae como consecuencia realizar afirmaciones que resultan más cercanas al comentario humorístico que a la sensata conclusión de un análisis político riguroso. Dice el Jefe del GBB “existe una estrategia de adormecimiento diseñada desde el Estado en los últimos 15 años para neutralizar el empuje del movimiento a favor del derecho a decidir”. Revelación asombrosa y digna de titulares, ruptura de relaciones, plenos parlamentarios extraordinarios, comisiones de investigación, pero que ha pasado desapercibida salvo para este lector.

Revelación con la que empeora el intento de motivar y movilizar que preconiza porque de sus aseveraciones se deduce que los ciudadanos vascos que buscan la paz y la solución del “conflicto” pero no coinciden con la estrategia planteada para la consulta, o con la llamada acumulación de fuerzas supuestamente nacionalistas, o con la irredenta posición de no llegar a acuerdos con PSOE o PP. y otras muchas más teorías del Jefe del GBB, no sólo no tienen una correcta conducta política sino que además son débiles mentales, influibles y carentes de criterio.

Llega a ser preocupante la falta de capacidad que demuestra este dirigente político para darse cuenta del comportamiento electoral de los ciudadanos vascos en estos siete últimos años. Particularmente en su dominada Gipuzkoa. ¿Cómo es posible que el PNV cuya estrategia analítica y calculadora en materia electoral ha sido una constante , cuyo respeto y sensibilidad a la opinión ciudadana ha sido guía de la gestión política pública de sus representantes tenga un dirigente que todavía crea que la actividad política vasca y española la dirige el poder del Gran Hermano Director y además lo diga?¿Cómo es posible que un dirigente político moderno no intente reconocer que los ciudadanos tienen su propio criterio e inteligencia, que saben leer y valorar las actuaciones de los políticos para a continuación lanzar mensajes de motivación, de convencimiento, de búsqueda de adhesiones, aclarar dudas e incertidumbres creadas innecesariamente, dar seguridad y confianza sobre sus ideas y propuestas?¿Cómo es posible que vez de seguir buscando culpables y formulando frases redondas pero ridículas no se aporten soluciones inteligibles, creíbles y que resulten una apuesta por la paz y el respeto a los derechos de este pueblo?¿Cuando van a dejar algunos dirigentes del PNV de provocar, aburrir al ciudadano y de proponerle meterse en líos que no quiere, sobre los que no se le ha consultado ni pertenecen a su preocupación cotidiana?

Pero lo verdaderamente desconcertante es que el Jefe del GBB no dice a la sociedad qué puede o va hacer el PNV para motivar y movilizar al ciudadano. Qué antídoto tiene frente al letargo inducido por el Estado. Se constata con demasiada periodicidad que para él no hay interés en el perfil de liderazgo propio del PNV. Ni tampoco propuestas hacia la sociedad, de referencia exclusiva y sello jeltzale. Le gusta la amalgama y el poutpourri político. Las ideas estrella para sacarnos del atolladero jurídico-político frente al Estado y ante Europa vendrán de la estrategia que diseñe la mezcolanza de partidos del “Tripartito más Arralar”. Contubernio en el que ni los intereses ni los fines coinciden salvo el de aferrarse una próxima vez más al poder y en el que el PNV, y el EBB, siempre sale sacudido.

Pero el votante del PNV y yo diría que el ciudadano vasco, quiere saber qué va decidir el PNV. Cómo va actuar en su función de fuerza política mayoritaria y dirigente de este Pais. Por que además es la referencia política más fiable para darle una salida sensata a este ya largo y gastado debate en torno a la consulta y sus sucedáneos. Debate que no se refiere al futuro más libre y más seguro de este Pueblo Vasco ni entra en el conocimiento de la opinión que los ciudadanos vascos tienen en relación a lo que ellos mismos quieren ser por sí mismos..

El final del Verano ha dejado mucha tarea y calendario al PNV: salir airoso y creíble de una consulta anunciada y cancelada, realizar un debate de nivel y con los pies en la crisis durante el Debate de Política General, ganarse a la militancia en Foronda, hacer una propuesta comprometida con soluciones para mantener los niveles de calidad de vida, empleo, actividad económica y servicios sociales, defender con rigor a nuestras Instituciones de gobierno en el final de la legislatura, hacer una propuesta de renovación y acercamiento con modestia a la sociedad vasca, pactar un buen acuerdo presupuestario y competencial en las Cortes Generales, recuperar el EBB la dirección y asentimiento de la militancia y todo lo que uds. pueden proponer que para eso han apoyado a un partido que se ha sentido libre y humano.

Lo que ciertamente no motiva, y sin necesidad de campañas truculentas del Estado, es la continuidad en la incertidumbre y la confrontación con todos. En casa y fuera de casa. Mucho menos la lista encabezada por quien se siente autorizado para proporcionar rapapolvos a la sociedad.

El verano ha dejado los temas políticos peor de lo que estaban. Este fin de semana el otoño no se presiente. Ya está.

Diógenes Navarro Bigarrena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s