El verano que se va y el otoño que se presiente (V)

Con tanta ensoñación soberanista nos hemos olvidado de releer el Estatuto de Autonomía de Gernika y en particular de ejercitar desde el gobierno y la actividad política el mandato del artículo 9 que marca los derechos y deberes “fundamentales” de los ciudadanos vascos y las responsabilidades de los poderes públicos vascos:

a) Velar y garantizar el adecuado ejercicio de los derechos y deberes
fundamentales de los ciudadanos.
b) Impulsar particularmente una política tendente a la mejora de las condiciones de vida y trabajo.
c) Adoptar las medidas que tiendan a fomentar el incremento del empleo y la estabilidad económica.
d) Adoptar aquellas medidas dirigidas a promover las condiciones y a remover los obstáculos para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean efectivas y reales.
e) Facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social del País Vasco.
En este inteligente artículo lleno de humanismo y actualidad política se concentra tarea de gobierno para el próximo otoño y para realizarla junto con los ciudadanos implicandolos y movilizandolos, en particular los apartados d) y la c).

El primero porque ante todo es la PAZ y la libertad de las personas y cualquier acción desde el gobierno debe buscar claramente ambos objetivos. Que no haya ningún ciudadano vasco amenazado, que no haya representantes del pueblo vasco con escolta, que terminen los ataques a los proyectos y empresas que suponen progreso para Euskadi, que no se contemporice con los boicoteadores, que no se utilice la violencia de otros como ejercicio de contrapoder e imposición.
El segundo porque estamos a lo que nos toca, enfrentar la crisis con medidas nuevas, con austeridad y sin ejercicio tripartidista del gobierno. Con cohesión institucional y recuperación del dialogo social y empresarial. Con una decidida y eficaz política de inversión pública en servicios públicos e infraestructuras.

Aquí no estamos para mover nogales ni proporcionar coartadas a nadie, ya que para que se nos respete como pueblo y se nos reconozca tenemos que tener y creer en nuestro propio proyecto político y no reinventarlo cada día.

Diógenes Navarro Bigarrena

Una respuesta a “El verano que se va y el otoño que se presiente (V)

  1. Soy Iñigo Lizari colaborador habitual del blog aberriberri

    Te quiero agradecer el artículo tuyo por demostrar que eres de los que no pierden la perspectiva de las cosas y que encuentras las respuestas en los propios instrumentos de los que nos hemos dotado.

    Esperamos alguna vez contar con tu colaboración en nuestro blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s