Jauregi Atondo

Del blog de armaola.

Sí, hoy voy a hablar de él. Bueno, no. El me va a servir para aclarar una idea.

Hace unos años y seguramente fruto de mi juventud, discutía con una persona que Jauregui Atondo, Ramón, no era vasco como nosotros. La verdad es que la discusión era en Euskera y entramos en una diatriba algo bananera. Por aquél entonces todavía nadie hablaba de Euskal Herritarra y en euskera a mí se me hacía difícil decir que Ramón Jauregui era Euskaldún. Sin embargo no tenía problema en cantar “Gu euskaldunak gara, Euskalherrikoak” en los Alderdi Eguna donde había mucha gente, que esperaba el discurso en castellano de nuestros dirigentes, porque en euskera no se enteraban de la misa la mitad. Y tampoco me parecía raro que Anasagasti o Rubalcaba (el nuestro de siempre) figurara en una foto con fondo de “Euskaldunon aberria Euskadi da”.
Vamos, ni se me planteaba la duda. Sin embargo, etimológicamente la palabra Euskaldún quiere decir “el que tiene Euskera”. Ahora, para referirnos a los ciudadanos vascos nos referimos a Euskal Herritarrak o Euskal herritarrok (en esto también los de siempre anduvieron vivos).
A lo que voy. En esa discusión llegamos a una conclusión. Ramón Jauregui Atondo es “tan” vasco como yo, pero no de la misma manera. Yo soy vasco, y sólo me siento vasco y Jauregui es vasco y se siente español. Pero de lo que no me cabe ninguna duda es que es “Vasco”. Negar esto sería no ver más allá de nuestras cejas.
Escribo este post, porque me hacen gracia los comentarios acerca de la vasquidad de Patxi Lopez Alvarez.
Pues sí, para mí es “tan” vasco como yo. No es vasco “como” yo, pero ni yo como él. Y en eso precisamente reside la pluralidad de este país y de la que tenemos que ser conscientes. Nuestra lucha es, que esos, que son vascos, sientan que su patria es Euskadi. Y en esto de los sentimientos hay que decir que éstos, no se imponen, se desarrollan. Porque ya hemos visto que cuando se trata de imponer (y aquí lo hemos sufrido con Franco y ahora lo sufrimos con los innombrables ) el que aflora, es el de la rabia, la venganza y la desconfianza en el otro.
Y hablando de Patxi Lopez, lo que me preocupa no es su vasquidad, sino su terrible mediocridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s