Ongi etorria!

Iñaki Azkuna

Iñaki Azkuna

Iñaki Azkuna ha vuelto a Bilbao pálido y delgado, pero con arranque. Los tirantes que tanto le gusta lucir -azules con pequeños topos blancos- cumplen su función. Perdió diez kilos por consejo médico antes de someterse a la operación para corregir las secuelas del tratamiento del cáncer de próstata y otros «siete u ocho» durante la convalecencia, calcula. Su mujer, Anabella Domínguez, le ha acompañado en el viaje a la ciudad norteamericana de Norfolk, que ha resultado más largo y duro de lo que esperaban. Pero ya ha quedado atrás. Su conversación tiene la fuerza de siempre cuando relata su experiencia como paciente y más aún cuando transmite su pasión por Bilbao. En estos días de descanso ha recorrido varios rincones -desde la Alhóndiga a las obras de El Carmelo- y en su casa pasa todo el tiempo que puede en la terraza, empapándose de la ciudad.
-Bienvenido, alcalde.
-Muchas gracias.
-¿Cómo se encuentra?
-Bien, un poco cansado, supongo que estaré un poco anémico, pero bien. Hoy he ido a Basurto a ver a mis médicos habituales, al doctor Unda, y luego he pasado por la Alhóndiga, la plaza Bizkaia… No sabe qué sensación he tenido tomando un blanquito en el Kirol con una banderilla de Bilbao: medio huevo duro, un poco de mayonesa y una gamba. Me ha sabido tan a gloria que me he ido a Henao y he venido a casa más contento…
-La gente le habrá saludado.
-Hombre, unos abrazos… les he dicho ¿ya me habéis cuidado la calle?
-¿Tenía ‘mono’ de la ciudad?
-Llegué el lunes y, al día siguiente, lo primero que hice fue ir a ver a la Amatxu de Begoña y seguido, a Artxanda. Hacía un día espléndido y vi Bilbao por los siete costados. Me pareció más bonito que nunca.
-Ha estado fuera mes y medio.
-Cuarenta y tantos días, me han parecido dos siglos. Teóricamente la operación iba muy bien. Me operaron el 27 de mayo y hacia el día 10, cuando ya me iban a dar de comer, de repente, me puse como una boa, con una obstrucción intestinal que no la quiero para nadie. Tremenda. Es una complicación muy frecuente cuando te abren la tripa y ocurre más en gente que ha sido irradiada, como yo. Me ha tocado la china. Lo he pasado mal, mal, mal.
-¿Ha sido más duro de lo que imaginaba?
-Mucho más. La operación es muy dura, muy agresiva. Alguno se explicará por qué he ido tan lejos.
-¿Dónde ha estado?
-En Norfolk, una ciudad americana. ¿Por qué? Pues porque yo tenía unos desperfectos que en 2006 me operó uno de los mejores especialistas de España en Basurto, y al de cinco días se rompió todo el tinglado. Entonces buscamos un equipo que me diese ciertas garantías. Luego yo tenía un problema.
-¿Cuál?
-He vivido sondado tres años y la sonda me estaba dando unas infecciones tremendas. Me estaba destrozando el riñón derecho. Ante eso, los médicos de Basurto se pusieron en marcha y en Europa no encontramos un equipo que nos diese ciertas garantías. No hemos tocado a todos, pero nos hemos movido. En Estados Unidos hay dos o tres servicios de Urología que se dedican sobre todo a reparar desperfectos, como los coches.
-¿Se lo pensó mucho?
-Me pareció muy duro tener que desplazarme a Estados Unidos pero al final vi que, infección tras infección… el día que inauguramos el puente de Isozaki…
-¿El famoso?
-El famoso, el del follón. Yo bajé con 39 grados, si se fija bien en las imágenes voy más pálido que un muerto. El doctor Unda me llamó y me dijo ‘o vienes o no respondo de ti’. Tenía una infección que me había afectado el riñón. Inauguré aquello, le di un abrazo a Isozaki y acto seguido ingresé en Basurto. Estuve tres semanas. Lo que me han hecho es para que no tenga esas infecciones. Hay un aforismo médico que dice ‘vejiga sondada, infección cantada’.
-¿Es cierto que los médicos son los peores pacientes o eso ayuda?
-Yo me he desesperado muchos días a pesar de los ánimos que me han mandado. Con la obstrucción intestinal he estado desesperado. Es más, le pregunté al cirujano jefe: oiga, ¿cuál es la solución? y dijo: esperar, aguantar y tener paciencia o reintervenir. Me advirtió de que eso podía tener complicaciones, alguna de ellas grave. Y le dije: mire usted, póngame en condiciones de subir a un avión porque yo quiero que me reoperen en Basurto. Si me pasa algo malo, quiero que sea en Bilbao.
-Pero no hubo que volver a operarle.
-El cirujano jefe, que es un tío extraordinario, aguantó, tuvo razón y mire. Se ha desatascado y ya no llevo la sonda. De cintura para abajo soy un desastre, pero al menos espero no tener esas infecciones.
-¿Ha recibido visitas?
-No, ha habido gente que ha querido venir y les he parado los pies.
-¿Quería intimidad?
-No. Me parecía que podía haber una excursión. Yo qué más hubiera querido, pero no me parecía correcto. Imagínese que vienen dos concejales, luego otro…
-Habrá llevado un buen repertorio de música clásica.
-Me llevé un iPod que me regalaron en Navidad donde tengo grabadas no sé cuántas horas. He escuchado siete veces ‘La Pasión según San Mateo’, es tan hermosa… Eso me ha ayudado en los malos momentos, y también la lectura. Leí tres o cuatro libros de Pérez Galdós, por ejemplo ‘Bailén’, que es precioso. Leía la primera época, luego ya no tuve ganas de nada.
-¿Lleva la cuenta de los mensajes de apoyo que ha recibido?
-Tengo en mente algunos. Otros son de gente anónima que ha llamado al Ayuntamiento. Cuando llamaba para ver cómo iban las cosas, lo primero que me contaban era eso.
-¿Con cuál de sus colaboradores ha hablado más?
-Con Andoni. Y luego con Sabas, con Ibon, con Ibone Bengoetxea mucho, con casi todos los concejales. Todo lo que he podido.
-¿Alguna bronca?
-No, porque las cosas han ido relativamente bien. Se ve que la oposición ha bajado el pistón. Pero ha sido un mes importante porque hemos podido sacar muchas obras.
-¿Por ejemplo?
-Terminar El Carmelo para mí era una obsesión, y ha quedado precioso. El nuevo Ayuntamiento está en marcha, la plaza de Ibarrekolanda…
-Tendrá el despacho lleno de papeles.
-Me han avisado de que no vaya porque lo están pintando. No les he dejado pintar durante ocho años y ahora Sabas y Begoña Ibargüen, a traición, me han destrozado el despacho y han quitado esos cortinones de la época del conde Drácula. La semana que viene iré.
¿Vuelve con más fuerza?
-De espíritu, sí. Tengo muchas ganas, estos días fuera me han hecho querer más a Bilbao.
-¿Qué es lo que más ha echado de menos?
-La gente, los amigos, los chirenes, la ría, Gabriel Aresti, el sirimiri y la merlucita, porque no he comido. Sólo los últimos días, y parece mentira que en un país tan avanzado coman tan mal. Es lo único que no he entendido, eso y los aeropuertos.
-¿Qué le pasó?
-Me machacaron. Querían que me quitara los tirantes y les decía: se me van a caer los pantalones, yo les enseño la operación que me han hecho. Y eso que el jefe de algunos servicios del aeropuerto en Nueva York es vasco, de Gernika, y me ayudó.
-Ahora puede comer de todo, ¿no?
-Estoy comiendo de todo. Santiago, el del El Perro Chico, ya me ha mandado una ensalada rusa y una merlucita riquísima.
-¿Qué planes tiene para las fiestas?
-Siempre voy el primer día a la zarzuela. Invitaré a los toros a Arturo Fernández, que es amigo mío aunque políticamente no congeniamos. Las voy a vivir de forma especial.
-¿No piensa ir de vacaciones?
-Ni a Castro Urdiales, estoy muy bien aquí. Estoy vivo y en Bilbao, y eso es muy importante.

7 Respuestas a “Ongi etorria!

  1. Aupa Alkate! Se le ve más delgaducho en la entrevista, pero espero que venga con ganas de seguir siendo el mejor alcalde. Gora Azkuna!

  2. Coño tíos…no os cortais ni un pelo, eh !!!

    La entrevista de El Correo Español copiada/pegada…en un blog del Partido…un poco de imaginación coño !!!

    A mi Azkuna me cae bien, me parece que es un buen elemento para ser el alcalde de Bilbo, aunque soy gasteiztarra y del Partido.

    Pero…me parece muy feo y un agravio comparativo no digno de un político de talla, que una persona que ha sido Consejero de Sanidad haga público a los 4 vientos que se hace un tratamiento medico en los USA…¿y el resto de pacientes que han pasado/están pasando un cancer, que pensarán?

    No se, no se…me imagino que si nos tocara pasar por una de esas y tuvieramos la pasta precisa, todos iríamos a Norkfol….

  3. Mariasun Landa Lizarralde

    a mi parecer relacionar el ileo paralitico con la radioterapia es una imprudencia (sin conocer el campo de irradiación en el tratamiento radioterapeutico).Otros pacientes pueden preocuparse y confundirse con esa declaración. Antes de esta cirugia ¿Usted tuvo cuadros similares?.

  4. Como se argumenta que se censure un comentario como el de la Doctora Landa.

  5. Kaixo anonimo, como puedes ver no hay ningún comentario censurado, siempre que sigan unas pautas de mínimo respeto. La verdad es que se me había pasado el aprobarlo porque he estado bastante atareado, pido perdón por la tardanza.

  6. Mariasun Landa Lizarralde

    el comentario está recortado y hoy al entrar en la pagina encuentro que está mi nombre y correo electronico.espero se corrija.

  7. Kaixo Mariasun, el comentario está tal cual nos ha llegado, no ha sufrido ningún recorte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s