Jean-François Nothomb, rescatador de aviadores aliados

Jean-François NothombArtículo de Juan Carlos Jiménez de Aberásturi.

Jean-François Nothomb, uno de los miembros de la conocida familia de los Nothomb belgas, que remonta sus orígenes al siglo XIX falleció el 6 de junio en Roma, donde residía. Su padre Pierre Nothomb (1877-1966) fue un famoso político nacionalista, ultra-católico de derechas y admirador en su tiempo de Mussolini, también conocido escritor, cuyos hijos no siguieron todos su camino.

Paúl, por ejemplo, hermano de Jean-François formó parte de la escuadrilla Malraux durante nuestra Guerra Civil y fue jefe de la organización armada del partido comunista belga durante la ocupación hasta que fue detenido por la Gestapo, siendo protagonista posteriormente de una rocambolesca historia que le produjo problemas en la Liberación. La saga se extiende hasta la conocida escritora Amélie Nothomb, sobrina-nieta de Paul y Jean-François e hija del diplomático Patrick.

Jean-Francois, después de su etapa de estudiante y con apenas 18 años, entró en 1937 en el Ejército belga para cumplir su servicio militar, permaneciendo en él durante 16 meses hasta que fue hecho prisionero por los nazis como consecuencia de la debacle fulminante provocada por la ofensiva germana.

A finales de septiembre de 1941 se escapa y pasa a Bélgica. El futuro Franco se establece en Bruselas, donde empieza a madurar sus planes para huir a Reino Unido o marchar a Congo, entonces colonia belga, donde piensa que podrá incorporarse a la lucha antinazi. Pero, en agosto de 1942, contacta con Georges d’Oultremont, quien !e propone entrar a formar parte de Comète.

Al aceptar es destinado inmediatamente al sector Sur, es decir, a la frontera franco-española del Bidasoa, donde Dedée de Jongh, la fundadora de la línea, le inicia en los pasos clandestinos. La red Comète, fundada en 1941 por la joven belga era una organización especializada en la recuperación de los aviadores aliados que bombardeaban ininterrumpidamente los objetivos estratégicos de Alemania y la Europa ocupada.

Muchos, sobre todo a su vuelta hacia Gran Bretaña, eran derribados sobre el cielo de Holanda. Bélgica o el norte de Francia. La red Comète se especializó en el rescate de estos aviadores para encaminarlos hacia España, pasando el Bidasoa por la zona de Biriatou-Irún o los Pirineos navarros en dirección a Elizondo, donde los recogían los servicios de las embajadas estadounidense y británica, y los conducían a Gibraltar, desde donde volvían a sus bases.

Debido a su nombre, Francisco, y a que debía actuar en el territorio dominado por el dictador, recibió humorísticamente, dentro de la línea, el sobrenombre de Franco.

El 15 de enero de 1943, la línea del sector Sur en el País Vasco francés sufre un duro golpe al ser detenida Dedée en el caserío Bidegain-Berri de Urrugne. A partir de entonces, Franco se hará cargo de la organización y tendrá que dedicarse a reorganizar los pasos de la frontera e intentar hacer frente a los golpes cada vez más duros que los alemanes asestan a la línea a lo largo de todo su recorrido desde Bruselas al Bidasoa, gracias a la infiltración de un confidente que conseguirá finalmente detener igualmente a Franco en París, el 18 de enero de 1944.

Interrogado por la Gestapo, Franco logrará desviar su atención y salvar lo que queda de la organización. Condenado a muerte, el 28 de julio de 1944 fue deportado a Bayreuth, siendo liberado por los americanos el 7 de mayo de 1945.

Después de la guerra, Franco se ordenará sacerdote y más tarde entrará en la orden de los Hermanitos de Jesús (Charles de Foucauld), viviendo más de 20 años como misionero con los indios del Amazonas hasta que, a causa de un cáncer, abandonó los hábitos. Se casó en Roma con Ana, una italiana, dedicándose a escribir en publicaciones religiosas y a trabajar en el entorno de la Fundación Jacques Maritain.

Todos los años, en septiembre, la Asociación de Amigos de la red Comète conmemora mediante una marcha desde San Juan de Luz a Oyarzun -a la que Franco acudió mientras se mantuvo con salud- , la gesta de la red Comète, pasando el Bidasoa por el mismo sitio que lo hacían en aquel tiempo los aviadores fugitivos de los nazis.

Juan Carlos Jiménez de Aberásturi es historiador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s