¿Por qué no se callan?

Carlos EtxeberriArtículo de Carlos Etxeberri.

Cuando parece que hay una coincidencia social, al menos sobre el papel, de que la política no es más que la actividad de unos ciudadanos a contribuir desde su sabiduría y formación a la mejora y desarrollo de una sociedad, una especie de devolución de un préstamo con plazo de ejecución, y no una profesión para no bajarse del coche oficial en toda la vida profesional de un individuo, sorprende que el nombramiento del ex presidente del PNV Josu Jon Imaz haya provocado reacciones tan duras como aquellas que la consideran como un mal ejemplo para la juventud de Euskadi por unos supuestos peajes que haya podido haber en el camino.
Al margen de que los viajes de ida y vuelta del sector privado al público y viceversa son buenos para la prosperidad de un país y sanos para el propio sistema democrático, el nombramiento de Josu Jon Imaz como presidente de Petronor es una noticia de gran trascendencia en Euskadi desde un punto de vista político y económico y coincide en su totalidad con la filosofía con la que el PNV ha venido actuando en su historia reciente de estar presente en aquellos centros de decisión en los que se dilucidan actuaciones que pueden afectar al progreso de la CAV y tratar de colocar a personas influyentes y capaces que pudieran ejercer de lobby a favor de los intereses vascos.

Este tipo de actuaciones ha sido regla general de la política del PNV con el Estado y gracias a ella hoy podemos presumir de contar con Osakidetza, gracias a un pacto con el PSOE, o con la cuarta operadora global de telefonía como es Euskaltel, o la Fundación de Formación Continua Hobetuz, tristemente dilapidada por el actual Gobierno Vasco, gracias al apoyo que el EBB de entonces dio a “aquel castellano recio y de fiar” que con el tiempo se convirtió en el peor enemigo que ha tenido este país desde los tiempos del franquismo.

Gracias a esa política, los vascos “pintábamos” mucho en Madrid hasta el punto de que el presidente de Iberia se llamaba Xabier de Irala; que Emilio Olabarria formaba parte del Consejo General del Poder Judicial; o que el primer banco del Estado que tenía como apellidos Bilbao Vizcaya estaba dirigido por vascos, aunque fueran de Neguri. Gracias a la fusión con Argentaria, pergeñada por José María Aznar para eliminar poder a los vascos, entró un gallego de nombre Francisco González, que ha deslocalizado la entidad, hasta el punto de desdibujar sus señas de identidad. Para que el ejemplo del BBVA no vuelva a ocurrir, la presencia de Imaz en Petronor es una garantía para que los nuevos procesos de fusión que se deben realizar en el sector energético del Estado no se decidan en Madrid o en Barcelona, sino que se acuerden en Bilbao, como centro donde debe situarse uno de los grandes grupos en el sector del petróleo y de la electricidad en el mundo.

La formación profesional y política de Imaz, las buenas relaciones que tiene tanto en el Gobierno de Madrid con Zapatero y el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y su capacidad de influencia en Cataluña, hasta el punto de poder visualizar un eje Barcelona-Bilbao para contrarrestar la patrimonialización del poder económico por parte de determinados círculos en Madrid, hace que desde su puesto en Petronor esté vigilante a cuantas operaciones puedan beneficiar a Euskadi, al tiempo de convertir en palanca de desarrollo una empresa que, después de unos años de ausencia de notoriedad, va a volver a recuperar sus raíces e identidad vasca.

El presidente de Repsol, Antoni Brufau, tiene claro que para que su empresa sea más competitiva en un sector como es el petrolífero y el de la electricidad en el mundo la respuesta debe venir por un aumento de dimensión y tamaño. Y en esa estrategia, Euskadi es un factor clave porque es sede de la cuarta empresa eléctrica mundial como es Iberdrola y mucho más a un hombre como Josu Jon Imaz que conoce perfectamente el sector. Vienen buenos tiempos para la economía vasca.

Una respuesta a “¿Por qué no se callan?

  1. Suscribo punto por punto el acertado comentario de Carlos Etxeberri. Creo que en estas críticas a Imaz se unen dos factores principalmente:

    La primera una persecución hasta la muerte de Josu Jon por parte de cierto sector de su propio Partido, al que no le basta con haber conseguido apartarle de la primera línea política, sino que quiere verle humillado y desprestigiado en todos los aspectos de su vida. A Josu Jon cierta gente le critica hasta los andares o la forma de vestir o de peinarse. Se le hubiera criticado igual si hubiera sido nombrado Presidente de la Federación de Ikastolas o si se hubiera integrado en la Gestora de Ondárroa, por ejemplo. Simplemente se le critica por ser él, por parte de personas que no le perdonan que exista. Al oponente político no basta con neutralizarle; Hay que aplastarle, hay que destruirle. Es una forma de hacer política que me resulta particularmente vomitiva.

    En segundo lugar, tiene todavía mucho peso en EAJ cierto sector poco ilustrado y poco viajado con un retrogusto a Caserío y a ovejita latxa, que desconfía por sistema de la tecnología punta, que considera que el famosos I+D+I es un camelo, al que asustan los proyectos internacionales, al que molesta que la Corporación Mondragón haga negocios en China por ejemplo, y al que todo lo que le huela a multinacional o a internacional le parece que contamina la “pureza autóctona vasca”. En definitiva, hay mucho artaburu que parece que prefiere que los puestos clave de ciertas empresas los ocupen los Zaplanas y los Rato de turno, en vez de que un vasco pueda perder la virginidad codeándose con consejeros y accionistas de otros lares. Las cuestiones culturales son de difícil solución, y aquí hay mucha boina enroscada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s