Pan y fútbol

LeónJosu Erkoreka en su blog.

¿Quién decía que estábamos sumidos en una grave crisis económica? Es falso. Rotundamente falso. Lo de la crisis es tan sólo una insidia inoculada en la opinión pública por los enemigos de España. Antipatriotas, que sólo quieren empañar con sus negativos augurios, los inapelables triunfos que la selección española de fútbol está acumulando en la Eurocopa.

La buena marcha de la selección de fútbol demuestra que las cosas en España van bien. Si no hay crisis en la selección, no hay crisis en España. Porque la selección es, en última instancia, como España vestida de futbolista; es un equipo humano que late al mismo ritmo que el corazón patriótico español. Es, en definitiva, la nación española misma, expresando en los campos europeos su furia, su ímpetu, su valentía y su elevada cualificación.

Como pudimos comprobar en el partido de semifinables, los príncipes, joven alegoría de la pujanza española, festejaron los goles con un entusiasmo incontenible, que transmitieron a la afición a través de la pantalla de televisión, simbolizando, en su sonrisa expontánea y en sus gestos de cariño mutuo, la alegría de una nación con futuro que avanza y triunfa. El abrazo que la vicepresidenta 1ª del Gobierno le dio a la princesa, que se completó de inmediato con el efusivo saludo que le transmitió la ministra de Educación, era la imagen gráfica del excelente momento que vive España. Una nación -perdón, una Gran Nación- que progresa, prospera y asciende irresistiblemente en todos los indicadores.

Los que hablan de crisis económica, sólo quieren enturbiar esta imagen positiva de la nación y de sus dirigentes. Igual que esos nacionalistas (vascos y catalanes, se entiende, los que hablan de la Gran Nación española no son nacionalistas) que se dejan arrastrar por sus más abyectos sentimientos para mancillar una trayectoria gloriosa y brillante.

No hay crisis. España va bien. Muy bien. Mejor que nunca. Y quien diga lo contrario, o es un traidor a la patria, o un nacionalista ruin.

Los clásicos latinos acuñaron la expresión panem et circenses para aludir, peyorativamente a los gobernantes que entretenían a la población con fiestas y distracciones, mientras sumían al país en el más absoluto desgobierno. Hoy, en España, se vive una versión actualizada de esta máxima. Pan y fútbol. Y fuera los nacionalistas (vascos y catalanes, se entiende)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s