La llave y la clave

Llave Artículo de Daniel Innerarity.

Hasta ayer no sabíamos cuál iba a ser el resultado de la votación de hoy pero sí sabíamos que ese resultado iba a depender de los votos de EHAK. Ese dato es suficiente para estar seguros de que no hemos hecho las cosas bien. Comparto plenamente el principio de que no hay que dejar a ETA la llave o el interruptor que decida cuándo y de qué manera se deben abordar las cuestiones políticas que conciernen al autogobierno vasco. Lo que me planteo ahora es si quienes han tenido la principal responsabilidad a la hora de diseñar el actual escenario -fundamentalmente la negativa de Zapatero a abrir un diálogo con el lehendakari sobre dicho asunto y la negativa de éste a modificar su hoja de ruta- han reparado en que es justo esto lo que se ha conseguido: ETA va a decidir el resultado de este pleno y va a tratar de decidir la dinámica posterior. Lo que vaya a resultar de la votación es, a estas alturas, inevitable; vayamos a por lo segundo, a recuperar la llave que torpemente le hemos entregado.

De lo que ahora se trata, la cuestión clave, es gestionar el escenario que se inaugura hoy. En esto el PNV, desde su posición de partido mayoritario y de gobierno, tiene una especial responsabilidad: marcar el terreno de juego y decir qué cosas no va a hacer para evitar que ETA aproveche esa dinámica y continúe en posesión de la llave. Sería suicida que alentara el esquema de confrontación, en el que ETA tratará de intervenir agudizando las contradicciones en el seno del mundo nacionalista.

¿Cómo hacerse entonces con la llave que abre y cierra las cosas en una sociedad democrática? Una vez más la clave está en la sociedad vasca, no en la que no va a poder ser consultada sino en la que hace valer su opinión insistentemente. El último Euskobarómetro arroja unos datos acerca de la sociedad vasca que dejan poco lugar para las dudas: la consulta no despierta ni grandes entusiasmos ni grandes indignaciones, por lo que cualquier operación pensada en términos de victimismo está destinada al fracaso. Lo que ponen de manifiesto reiteradamente estos y otros análisis es que la gran mayoría de la ciudadanía se configura a partir de tres principios: 1. Hay una clara voluntad de profundizar en el autogobierno, recuperar su sentido originario de pacto, tras años de restricción unilateral; 2. La sociedad reclama un tipo de liderazgo integrador y dialogante, como corresponde a una ciudadanía madura y que no se deja dirigir a través de una confrontación dramatizada; y 3. El rechazo a la violencia debe traducirse en un pacto amplio para conseguir que ETA sea cada vez menos relevante y decisiva en la vida política. En Euskadi no conseguirá una mayoría social quien no consiga una buena nota en estas tres cuestiones. En cambio, quien proponga una formulación equilibrada y creíble de estos principios ganará la confianza de la sociedad vasca y podrá liderarla en los próximos años.

Ahí está la clave, un código nada secreto, que cualquiera puede descubrir analizando sin prejuicios la realidad vasca actual. No es una clave tan enigmática; basta con observar bien la sociedad que tenemos, y no hacer como aquel gobierno que, en el relato de Bertolt Brecht, quería disolver la sociedad para elegir otra, porque la existente le había decepcionado.

Una respuesta a “La llave y la clave

  1. HORI DUK!
    Tres principios bien definidos en pocas palabras.
    Perfecto. Totalmente de acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s