Ayer vi el partido de España

Ismael UrzaizEn el blog de Napartarra.

“Ayer vi el partido de España … y quería que ganara. He visto todos los anteriores que jugó menos el del día del BEC que coincidió con el partido contra Suecia.”, decía un jeltzale de familia jeltzale de toda la vida a uno de nuestro redactores.

Se habían juntado por casualidad en el autobus público unos cuantos conocidos que no se veían desde hace algún tiempo y uno de ellos sacó “el tema”, que obviamente era el partido de fútbol de ayer. Sus interlocutores tenían ideologías diversas, como no puede ser menos en nuestra pequeña capital foral y a todos pareció sorprender con agrado o desagrado esa afirmación. (…)

Todos provenían de la misma zona del norte de Navarra y conocían desde la adolescencia las simpatías “de siempre” del que hablaba por el PNV (quitando un breve periodo de indecisión tras la escisión de EA, aunque finalmente se mantuvo fiel a la dirección del partido y a su tradición familiar, uno de los pocos que lo hicieron en Navarra).

Le miraban con sorpresa. La afirmación les había despertado definitivamente más que un baño en agua helada. ¿Se habría vuelto constitucionalista?. Uy, uy, este no vuelve a pisar un batzoki …

Uno de los sorprendidos, tiraba para UPN y pensaba que un nacionalista vasco convencido no podía apoyar a la selección ( el pensaba que “nacional”); su compañero de enfrente, que escoraba activamente a la izquierda abertzale pensaba lo mismo: no se debía ver a la selección (él pensaba que “del Estado opresor”).

¡Pero si el lehendakari quería que ganara Rusia!, reía el de UPN. Bueno eso no es así, le respondieron, lo que dijo es que no tiene nada en contra ni de la selección española, ni de la rusa, ni de la italiana, No soy de los que quiero que pierdan, que su selección es la vasca, pero no tiene nada en contra de la selección española ni de ninguna otra selección. El resto dio por buena la contestación y el de UPN reconoció estar malinformado por un medio afín a los populares. Es lo que tiene despertarse con el mal humor matutino de Jiménez Losantos. Reconoció el regionalista que esperaba que ganara Italia aunque quería que ganara Francia, porque no esperaba que España pasara de cuartos. Varios estuvieron de acuerdo.

Todos, incluído al de la IA (aunque solo fuera porque es inevitable ver algún que otro resumen de la jornada de liga semanal) conocían la vida y milagros de Casillas, Torres, Cesc …, también estaban de acuerdo en que lo normal es sentir simpatía por lo que conoces y ninguno tenía especial predilección antes del campeonato por el lateral zurdo de Rusia, siendo más normal sentir mas proximidad con el español que jugaba en ese puesto al que todos conocían.

El tráfico a esa hora ralentizaba la marcha del autobus; no hay carriles bus en Pamplona. Eso daba tiempo a prolongar la amena conversación.

El del PNV no tuvo más remedio que explicar del todo su postura y les preguntó si apoyar a la “Real Sociedad” era ser tan socialista como Odon Elorza, si no era tan español el Villareal como el Real Madrid, si ser del Barca es ser catalanista y apoyar el trasvase, si sentir admiración por la selección argentina de Maradona en el 78 era justificar la cruel dictadura argentina, si la mala clasificación de Osasuna es un fracaso para UPN, si los madrileños Pepín y Castañeda no habían demostrado ser tan osasunistas como el cesped del Sadar, si uno se volvía anticomunista por admirar un mate de Jordan o un pase de Larry Bird, si …

El del PNV continuaba su argumento, parecía tenerlo pensado de antemano y las caras de sorpresa pasaron a ser, por lo menos de respeto y en gran parte de asentimiento.

Una cosa era aplaudir los pases de Iniesta y los goles de Villa y otra cosa muy distinta era llevar la camiseta roja más alla del terreno de juego y considerar el deporte o la cultura como una manifestación ciudadana con tintes políticos. Gana España y parece que se convierte en una gran nación. Pierde España y parece que Euskadi es todavía más grande. Donde menos se vió la semifinal fue en la Comunidad Autónoma Vasca, un 25% de audiencia menos que en la de Madrid.

La mayoría tenía compromisos para ver la final con sus respectivas cuadrillas pero un par quedaron el domingo para tomarse unas cervezas viendo el partido, a pesar de que en las proximas elecciones votarían distinto y en su corazón vestían camisetas de distintos colores “políticos”, no deportivos.

La mayoría se bajó en Merindades, pero antes hubo un momento de silencio y mirando de reojo pudieron darse cuenta que el de la IA estaba tarareando la canción que en ese momento ponían en el autobus. Era Paco de Lucia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s